La gente sostiene al mundo

viernes, 8 de marzo de 2013

LA SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

PRESENTACIÓN

La educación  de la sexualidad es parte esencial en la formación  integral del ser humano, por lo que existe  el pleno convencimiento de que debe darse a lo largo de toda la vida y ocupar un lugar relevante en la formación de toda persona dicha educación es parte de un proceso formativo progresivo y continuo, basado en fundamentos científicos y orientado al conocimiento y respeto personal, el compromiso con la salud individual y social, la posibilidad de tomar decisiones responsables e informadas como parte de la cultura de la prevención, el  respeto y la tolerancia como reglas de convivencia y la libertad como autodeterminación.
Es importante señalar que la educación sexual tiene como principal finalidad el crecimiento de aprendizajes significativos que promuevan la expresión y el ejercicio de una sexualidad saludable, responsable, y placentera constituyendo uno de los ejes claves del desarrollo de la niñez y de la adolescentes, en los que se articulan diferentes dimensiones referidas a la sexualidad fisiológica, socio-emocional y ético-moral.
Abordar el desarrollo de competencias de nuestros alumnos para la salud sexual y reproductiva desde un enfoque integral es dirigir todas las acciones hacia la prevención  de los riesgos que pueden encontrarse en el pleno de su sexualidad, entre los que destacan:
ü  los embarazos no deseados,
ü  las muertes maternas,
ü  las infecciones de transmisión sexual,
ü  incluyendo al VIH-SIDA, etc.
ü  Experiencias adversas que conllevan actitudes negativas hacia su autoestima, seguridad, confianza, e incluso, hacia su futura vida sexual. Algunas de estas experiencias se realizan sin preparación alguna, bajo los  efectos del alcohol, drogas, etc. acentuando los efectos negativos.

Por ello, en la educación secundaria se aborda la salud sexual y reproductiva con el fin de fortalecer conocimientos, actitudes y valores que permiten a los alumnos fundamentar la toma de decisiones respecto al ejercicio de la sexualidad, además se enfatiza la importancia de la prevención al estudiar las causas y consecuencias de las infecciones de transmisión sexual y las características de los métodos anticonceptivos.
El rol del maestro en este tema es el de orientador, ya que requiere conocer las emociones y actitudes; así como el nivel de información que poseen los alumnos para tener intervenciones pertinentes y relevantes hacia  el cuidado de su persona; es un contacto para orientar la salud sexual, la equidad de género, el desarrollo de valores y la toma de decisiones informada para la prevención y cuidado  de su salud sexual y reproductiva, en el marco de promover el desarrollo de una cultura que impulsa la adopción de estilos de vida saludables y seguros.
Para trabajar los temas asociados a la salud sexual y reproductiva se necesita: respeto, voluntariedad, veracidad, confidencialidad, privacidad e imparcialidad.

Por ello, los padres y educadores deben potenciar la formación y toma de conciencia de los adolescentes en relación con los riesgos que llevan consigo sus relaciones sexuales. Hay que insistirles en que el sexo no es un juego y que comportarse como adultos exige sentido de la responsabilidad. Porque la educación integral en sexualidad desde la infancia favorece la adquisición gradual de la información y de los conocimientos necesarios para vivir una plena y saludable y reducir el riesgo en materia de salud sexual y reproductiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada